. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

940. Miércoles, 21 marzo, 2007

 
Capítulo Noningentésimo cuadragésimo: "Un beso es un secreto dicho a la boca en vez de al oído" (Ambrose Bierce, 1842-1914, escritor estadounidense)

¿Hay alguna remota posibilidad, por pequeña que sea, de saber si lo de entrar en tan selecto club tiene que ver con una cuestión de entrenamientos, perseverancia y grandes dosis de paciencia o semejante hazaña sólo puede lograse si uno ya viene preparado de serie con la forma y, sobre todo, el tamaño adecuado?

Lo digo para seguir intentándolo o parar antes de que se me disloque algo, que la artrosis está al caer y los crujidos de la espalda del otro día no sonaban precisamente bien.

Buenos días, ya (sniffff) estoy (snifff) de vuelta. ¿Ganas de trabajar hoy después de los varios días de fiesta fallera? las de siempre. Nin-gu-na. Ni se espera que vengan en todo el día.