. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

956. Jueves, 19 abril, 2007

 
Capítulo Noningentésimo quincuagésimo sexto: "El tiempo es el antídoto de una sola enfermedad: la juventud" (Agatón, 448 a.C. - 401 a.C, dramaturgo griego).

Hoy toca un pequeño viaje por el túnel del tiempo: 1994.

El recorte es un recuadro de uno de los primeros artículos (por cierto muy extenso) de los muchos que aparecieron en los suplementos dominicales de la época explicando "el nuevo universo de la comunicación: Internet" y en el que se comparan los precios de los tres únicos proveedores que entonces existían.

Menos mal que no todo ha subido con lo del euro. Menos mal.