. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

967. Martes, 8 mayo, 2007

 
Capítulo Noningentésimo sexagésimo séptimo: "Si realmente el deporte es tan bueno como dicen y salir de fiesta tan malo, ¿por qué a los deportistas cuando ganan les dan copas gigantes en vez de barritas de muesli?" (Pedro H., 23 años, vago)

Yo no digo que mi compañero doméstico pierda su encanto cuando se pone ese pijama al que hace ya tres meses que se le rompió la goma de la cintura y se coloca una camiseta que tiene más rotos que un queso gruyere. No. Lo que seguramente pasa es que tras largos años de convivencia y, probablemente debido a la vista cansada que empiezo a disfrutar, me cuesta encontrárselo.

La convivencia diaria es una dura prueba para el glamour