. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

972. Miércoles, 16 mayo, 2007

 
Capítulo Noningentésimo septuagésimo segundo: "Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma, que si uno va por el mundo con mirada amistosa, uno hace buenos amigos". (Philip Gibbs, 1877-1962, periodista británico)

Hoy aprovecho y meto -a traición- un tema personal. Voy de petición. Así, con tiempo.

A ver, resulta que este año las vacaciones del verano van a ser un poco extrañas. Con la primera parte (del 5 al 10 de julio en Eurodisney) no parece que pueda haber problemas técnicos. De hecho ya está todo confirmado y (snifffff) pagado. De otro tipo de problemas, teniendo en cuenta que el viaje será con cuñada, hermano, marido y dos sobrinos que se mueven más que un rabo de lagartija epiléptica.. seguro que sí. Aunque para algo inventaron el orfidal o el lexatin.

Pero la segunda parte (ésta ya sólo con marido) es algo más rara y me gustaría aprovecharla bien. Y aquí es donde me atrevo a pedir algo de ayuda. Va a ser un viaje del 17 de julio al 2 de agosto por Río de Janeiro, Iguazú, Buenos Aires, los glaciares argentinos (El Calafate-Perito Moreno creo que se llama) y vuelta a Buenos Aires y, aunque los de la agencia de viajes se ponen en plan marketing y te cuentan maravillas -también es verdad que es su obligación-, me gustaría que alguien más "objetivo" me hablara un poco más del asunto. Especialmente de los aspectos más prácticos, del día a día, que mucho decirte lo grande que es una avenida llena de arbolitos, pero nadie te cuenta que no hay manera de recargar la cámara de fotos por un quítame allá un enchufe de clavijas aplastadas. Por ejemplo.

Y ya sé que sería mucho pedir, pero si alguien lee esto desde Buenos Aires (-estaremos varios días alojados en el Meliá B. Aires-) y fuera tan amable de querer perder algún ratito contándome algo de la ciudad, de esas cosas que no suelen venir en las guías habitualmente), le estaría tan agradecido, tan agradecido que hasta le invitaría a un café y todo. En el viaje a China del año pasado no me atreví a pedirlo (-cuestión práctica: no creo yo que hubiera o hubiese mucho chino leyendo por aquí-) pero este año me pongo en plan descarado y lo suelto.

¿Algún alma caritativa querría mandarle información a un tierno peluche y a su señor marido (algo más renegón pero que tampoco muerde, lo prometo) que fuera o fuese necesario saber y cubrir así el -poco- tiempo que quede entre las excursiones -que son un güevo- ya programadas en el viaje sin muchos sobresaltos domésticos? Pues peluche.es@gmail.com para cualquier cosita. Gracias de todas las maneras. ¡Faltaría!

Mañana vuelvo a lo de siempre. Prometido.