. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

989. Viernes, 8 junio, 2007

 
Capítulo Noningentésimo octogésimo noveno: "El que mucho elige se queda con lo peor" (refrán uruguayo)

Después de pasarse todo un año -o más- como una simple larva, la efémera (ephemera danica) tiene un día, sólo un día, para encontrar pareja, aparearse y depositar sus huevos antes de morir. Algo que hará desesperadamente y, según van pasando los minutos, de una forma menos selectiva y cada vez más compulsiva.

No sé, pero de repente me ha venido a la cabeza esta gente que se pasa toda la semana del trabajo a casa y de casa al trabajo un viernes por la noche intentando encontrar pareja, aparearse y depositar lo que quieran que depositen en la compañera y/o compañero antes de que empiece a amanecer.!Qué estrés!

No, si ya dicen que compartimos casi todo el A.D.N. con los bichos. Y actitudes con algunos de ellos... también. Hasta el lunes.