. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

990. Lunes, 11 junio, 2007

 
Capítulo Noningentésimo nonagésimo: "Pasar por idiota a los ojos de un imbécil es un deleite" (Georges Courteline, 1858-1929, escritor francés)


En vista de lo mayores que nos estamos haciendo acabamos pidiendo trabajo en la cuadrilla del bombero torero. Al tiempo.

Y ya que estoy con crecimientos y descrecimientos me acabo de acordar de aquella mujer saliendo desnuda de la ducha delante de su marido mientras se quejaba de lo pequeños que eran sus pechos. El marido en vez de salir al paso con el típico "no te preocupes, cariño", le hace una sugerencia:

- "Si quieres que tus pechos crezcan, lo único que tienes que hacer es todas las mañanas coger un poco de papel higiénico y frotarlo entre ellos durante unos segundos".
Desesperada y con ganas de probar lo que sea, la mujer toma un pequeño trozo de papel y lo empieza a restregar entre los pechos mirándose al espejo.

- "¿Cuanto va a tardar en hacer efecto?" , pregunta la mujer.
- "No te preocupes, irán creciendo a lo largo de los años".
La mujer se detiene y mira con desconfianza al marido.

- "¿Qué te hace pensar que frotarme un trozo de papel higiénico entre mis pechos todos los días hará que crezcan?"
- "Bueno, ha funcionado con el culo, ¿no?"
Es lunes. ¿Qué queréis?