. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

992. Miércoles, 13 junio, 2007

 
Capítulo Noningentésimo nonagésimo segundo: "Quien se aflige antes de tiempo, se aflige más de lo necesario". (Lucio Anneo Séneca, 4 a.deC.- 65, filósofo latino)

Ya lo había leído antes y me había parecido una tontería de la muchas que circulan por ahí. Pero ayer pude comprobarlo en mis propias carnes cuando me quedé a solas con un trozo de queso.

Estaba lleno de agujeros. Cuanto más queso, mas agujeros. Cada agujero ocupaba el lugar que en el que habría queso. Así, cuanto más agujeros, menos queso. Cuanto más queso, más agujeros y cuanto más agujeros menos queso. Luego, cuanto más queso menos queso.

Necesito unas vacaciones largas, muy largas. Y las necesito ya.