. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

995. Lunes, 18 junio, 2007

 
Capítulo Noningentésimo nonagésimo quinto: "El mejor momento para ser feliz es ahora" (Marta G. 21 años, estudiante)

En 1454, los caballeros franceses de la orden de la Armada Dorada festejaron un banquete en el que salieron más de veinte músicos de una enorme tarta con una única intención: entretener a unos invitados que, por aquello de tener que asistir obligatoriamente a todas y cada una de las fiestas, empezaban a aburirse soberanamente.

¿Cuando se les va a ocurrir hacer algo así para animarnos un poco las largas, pesadas y -sobre todo- aburridas jornadas laborales?

No digo yo que lo hagan todos los días.. pero un par de veces por semana no creo que fuera mucho pedir.

Una fija los lunes. Innegociable.