. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1019. Lunes, 27 agosto, 2007

 
Capítulo Milésimo decimonoveno: "El hombre no puede crear un gusano, pero es capaz de crear dioses por docenas" (Miguel de Montaigne, 1533-1592, escritor y filósofo francés)

Y va y dice el artículo:

A estas horas de un lunes lo único que me pica (y poco) es el dedo gordo del pie, pero algo de curiosidad por el tema también me entra; y eso que conmigo lo tienen fácil. Mi rasgo de personalidad característico está tan marcado y lleva conmigo desde hace tanto tiempo que, a poco que sea verdad lo que cuentan estos señores, no tengo ninguna escapatoria para que me lo detecten: soy vago. Lo sé desde siempre pero nunca está de más que lo corroboren los expertos en el tema, que para eso cobran.

Manos a la obra. Busco la letra del trabajo:



Pues resulta que servidor no sólo hace el palito sino que lo pone muy, pero muy arriba. Vamos, que por más que los tozudos hechos digan lo contrario, soy un trabajador nato que "me gusta mandar y no es raro que los demás me vean como líder"

Viendo el resultado también podría pensar que estos señores están más despistados que una drag-queen en el Vaticano o, simplemente, que nos toman descaradamente el pelo. Pero claro, no es cuestión de ponerse a pensar tan mal de nadie ¿verdad?

Será que nunca acaba uno de conocerse del todo. Menos mal que siempre hay gente amable e instruida que nos abre los ojos. Menos mal.