. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1024. Lunes, 3 septiembre, 2007

 
Capítulo Milésimo vigésimo cuarto: "Lo triste no es ir al cementerio sino quedarse" (Sergio H. 45 años, administrativo y pensador)

Los hindúes creen que cada gota de semen está formada por 1.000 gotas de sangre y que cada hombre fabrica su semen durante la infancia. Éste permanece guardado en una especie de reservorio, que está situado en la base del cráneo, y al llegar a la edad fértil el varón empieza a tirar de las reservas. De esta manera, cuando se agota el "stock" el hombre muere.

Esta teoría -convicción para ellos- explica por qué intentan, a través de complicadas técnicas de autocontrol, no eyacular en la mayoría de sus relaciones sexuales y por qué solamente lo hacen cuando las necesidades reproductoras son inevitables.

Después de enterarme del asunto el susto ha sido morrocotudo. Entre lo pronto que me convertí en un pendón desorejado y la marcha que le doy a mis "reservas" si me fío de estos hindúes resulta que me queda menos que un caramelo a la puerta de un colegio. ¿Pero por qué no me lo avisaron antes?