. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1029. Lunes, 10 septiembre, 2007

 
Capítulo Milésimo vigésimo noveno: "Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema" (Winston Churchill, 1874-1965, político británico)

No acabo de comprender la mala prensa que tienen las cucarachas. No muerden, no huelen, no hacen ruido, no te abren la nevera para comerse todo lo que encuentren en ella y ni tan siquiera tienes que ponerles buena cara mientras te obligan a escuchar las últimas noticias de un amigo de otro amigo de no sé quien que se casa el mes que viene en un pueblo de Albacete. ¡Y por la iglesia! ¡Él, con lo que ha sido!

Ojalá todas las visitas de familiares, amigos, conocidos o mediopensionistas molestaran la décima parte que las cucarachas.

Y encima con ellos no puedes usar el Baygon.