. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1035. Martes, 18 septiembre, 2007

 
Capítulo Milésimo trigésimo quinto: "De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero". (Benjamín Franklin, 1706 - 1790, político, científico e inventor estadounidense)

Bien. Está claro. Ahora ya sabemos lo que cuesta que seamos felices. Y que yo sepa, que seamos felices es lo que desean los que mandan para todos nosotros ¿no? Pues ya no tienen disculpa. Que dejen de darnos la tabarra con milongas de quesos robados, suerte que no existe porque la llevas tú dentro y de que si quieres puedes... y que se pongan manos a la obra. Ya. No necesitamos autoyudas para ser felices, necesitamos 3.640.000 euros. Mínimo. Y son ellos los que tienen la máquina.

,