. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1040. Martes, 25 septiembre, 2007

 
Capítulo Milésimo cuadragésimo: "La inteligencia es la función que adapta los medios a los fines." (Nicolai Hartmann, 1882 - 1950; filósofo alemán)

Dicen las encuestas que ahora la mayoría de las niñas quieren ser top-models. No está mal pensado. Tal y como están las cosas (y viéndolo por el lado práctico) a las madres no les deberían de quedar muchas dudas cuando se planteen si será más provechoso para sus hijas vivir de su cuerpo o de su cerebro. Especialmente de según qué cerebros.

Pero deberían de tener cuidado. Creo yo que algo debe de tener esa profesión cuando al cabo de tiempo quien más y quien menos de las que a ella se dedican, acaban padeciendo lo que los médicos denominan síndrome "Madremaríateresadecálcuta" una cruel enfermedad que se manifiesta siempre en la fase de más éxito de su carrera de modelos y en las que éstas resultan aquejadas por un incontrolable impulso de abrazar y fotografiarse con niños hambrientos del Tercer Mundo. Y sin razón aparente.

Ponerle a una Barbie de cuerpo un cerebro que ha madurado en la generación Heidi, tiene que dar problemas. Seguro.

,