. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1049. Lunes, 8 octubre, 2007

 
Capítulo Milésimo cuadragésimo noveno: "La manera de hacerse inmensamente rico es inventar algo que cueste poco, produzca hábito y sea deducible del impuesto de la renta" (Pedro H. 24 años, bibliotecónomo en paro)

- Cicuta. Planta del género Conium que contiene varios alcaloides altamente tóxicos. Provoca trastornos gástricos, convulsiones, parálisis y parada respiratoria.

- Cianuro. Sal del ácido cianhídrico presente en las plantas como el laurel. Su toxicidad es conocida desde hace siglos. Produce asfixia y una alta tasa de mortalidad.

- Antimonio. Se obtiene de la estibina, un mineral que se usa desde la Antigüedad para combatir los parásitos intestinales. En dosis altas produce fiebre y vómitos

- Arsénico. El más común es el gris o metálico. Produce inflamación grave de estómago e intestino, vómitos, vértigos, cefaleas y, finalmente, colapso.

Los lunes a estas horas siempre ando con las mismas incertidumbres. No me acabo de decidir. Y eso es lo que precisamente está salvando a mis jefes.

Pero el día que sepa cual de los cuatro venenos produce una muerte más lenta y más dolorosa se van a enterar.

,