. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1088. Miércoles, 5 diciembre, 2007

 
Capítulo Milésimo octogésimo octavo: "Nunca digas lo que realmente piensas delante de gente que no conoces". (Marlon Brando en El padrino)

El cementerio chileno Camino de Cannan ofrece en su último catálogo de ataudes (colección primavera- verano 08), uno con timbre de emergencia incorporado por si -en uno de esos momentos tontos que todos tenemos- su usuario se despierta en tan apretado y oscuro alojamiento y no desea seguir en él.

Algo evidentemente muy práctico teniendo en cuenta que existe una cosa que se llama catalepsia y, sobre todo, que cualquiera puede equivocarse al firmar un certificado de defunción. Tampoco hay que rasgarse las vestiduras por un fallito de nada. Hasta el mejor escribano echa un borrón.

Dicho lo cual, y aunque una de las últimas cosas que suelen hacer los muertos, sobre todo si mueren ahorcados, es eyacular, hoy, y pese a quien le pese, queda demostrado que también se pueden hacer post cortitos y agradables sin tener que hablar de sexo.

Y es que ando con un poco de prisa. ¡Coño que es verdad, que me voy de puente! Hasta el lunes pues.

,