. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1089. Lunes, 10 diciembre, 2007

 
Capítulo Milésimo octogésimo noveno: " La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta" (Proverbio chino)

Pocas cosas hay más parecidas a esas imágenes que de vez en cuando nos colocan en los telediarios de gente cargada con bolsas y haciendo acopio de cualquier cosa que se pueda comer para enfrentarse a un huracán que se acerca a su zona, que los alrededores de los centros comerciales este fin de semana.

Salvo por un pequeño detalle: mientras los avisados habitantes que van a recibir la inoportuna visita del temporal hacen cola para llevarse unas cuantas bolsas de pan y todas las latas de comida que puedan, aquí, por aquello de las diferencias, las mismas bolsas están repletas de wiis, peesepes, deeses, tedetes, gpeeses o cualquier otro cacharro inútil con nombre en inglés (tan escaso de letras como abundante en los ceros de sus precio) que se quedará antiguo antes de la última campanada del año.

¿Lo de repetirnos tanto que hay crisis económica es para que el 28 de diciembre se diviertan llamándonos inocentes, verdad?

,