. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1096. Miércoles, 19 diciembre, 2007

 
Capítulo Milésimo nonagésimo sexto: "Divertido no es lo contrario de serio; divertido es lo contrario de aburrido y nada más." (Gilbert Keith Chesterton, 1874-1936; escritor inglés.)

Los Reyes Magos están al caer y con ellos volverán los mismos frascos de colonia de todos los años. No nos resignemos, tomemos la iniciativa y esta vez, en lugar de estar en plan pasivorras muerdealmohadas esperando a lo que buenamente quieran traernos, aprovechémonos de ellos. Hoy, en peluche práctico, ideas para conseguir un sueldo extra a costa de sus majestades de oriente.

Es evidente: las televisiones se multiplican y necesitan contertulios que generen debates. Dicen que pagan bien. Basta con gritar un poco -eso lo sabemos hacer la mayoría bastante bien- y alguna idea estrafalaria que, aunque todos sepamos que es una soberana estupidez, resulte tan políticamente correcta que nadie pueda rebatírtela. Y para eso, los Reyes Magos son una mina.

Por ejemplo: ¿para cuando habrá de una vez paridad en el trío? Lo lógico sería dos reinas y dos reyes, pero tampoco vamos a entrar a saco machacando las tradiciones más arraigadas y, ya que tienen que ser tres, qué menos que una reina maga por cada dos reyes varones, alternándose, por supuesto, con dos reinas magas y un varón al año siguiente. A ver quien se arriesga a defender lo contrario sin que le acusen de prehistorico, cavernicola y machista.

O lo de los juguetes bélicos. Está muy bien la campaña contra ellos, pero ¿por qué no se actúa también contra juguetes que sólo piden las niñas tipo bebes llorones, muñecas macarras o tiaras de princesas anorexicas? Los juguetes igualitarios deben de ser asépticamente asexuados en los dos sentidos y cualquier desviación cortada en seco. Igualdad ya.

Y eso por no hablar de la costumbre -completamente racista y discriminatoria- de poner a Melchor, Gaspar y Baltasar siempre en plan Melchor, Gaspar y Baltasar. ¿Por qué siempre el negro (reymagodecoloroscuro) tiene que ser el último? ¿Por qué no nombrárlos, por ejemplo, en orden alfabético? ¿Por qué siempre tiene que ir delante un rey blanco? Un tema para el debate en el que uno, por muy torpe que sea, siempre va a salir ganador.

Pero si los debates no son nuestro fuerte nada de tirar la toalla. Hay muchas más opciones igual de válidas. Desde presentar la correspondiente denuncia contra ellos exigiéndoles una pasta -y ya de paso contra el ayuntamiento como responsable civil subsidiario- por el maltrato no sólo psíquico (son los causantes directos de ansiedad, nerviosismo o insomnio durante varios días) sino, y sobre todo, por el maltrato físico al que se ven sometidos los niños y los adultos que de buena fe acuden a verlos (los chichones provocados por el impacto de los caramelos servirán de prueba para una denuncia en comisaría por agresión, -convendrá recoger algunos proyectiles para aportarlos-) hasta denunciar a las televisiones (exigiéndoles más pasta) por no tapar la cara de los chavales que van a verlos, cuando la Ley de Protección Jurídica del Menor lo deja bien claro: "los medios de comunicación deben evitar la difusión de imágenes de menores, aunque protagonicen una información".

No quisiera extenderme demasiado, pero las ideas para ganar dinero a costa de sus majestades son inmensas. Es cuestión de ponerse a ello. Que este año no se nos escapen.

,