. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1065. Miércoles, 31 octubre, 2007

 
Capítulo Milésimo sexagésimo quinto: "Desconfía de una mujer que dice su verdadera edad, una mujer así es capaz de todo" (Oscar Wilde, 1854 - 1900, dramaturgo irlandés)

Dice un reciente estudio publicado por el Journal of Sex Research, que las mujeres tiene más probabilidades de alcanzar un orgasmo si, en un mismo encuentro, tanto ellas como sus compañeros son capaces de poner en marcha -y de una forma simultanea- cuantas más técnicas mejor.

Nada que no supiéramos ya, aunque el estudio lo asegura ahora con un montón de cifras; unas cifras que, por otra parte, nadie va a poder comprobar si son -o no- verdad. Y servidor menos.

Salvo para reafirmar la idea de lo complicado que es satisfacer a las mujeres (parece que ni aunque pongas en marcha todos los recursos en plan acróbata del circo del sol les vas a garantizar el orgasmo al 100%), pocas veces (aunque cada vez menos) una entrada puede resultar tan práctica para algunos como improductiva para otros.

Hasta el viernes. Y no, no tengo puente. Parece que a algunos nos resulta más fácil que nos toque la lotería -sin jugar nunca- a que nos den uno.

,