-   


  

1099. Jueves, 3 enero, 2008

 
Capítulo Milésimo nonagésimo noveno: "... phone... home..." (E.T. en E.T.)

Tengo yo cierta obsesión por la suavidad del papel del culo. Al fin y al cabo es lógico, uno todavía tiene demasiados recuerdos infantiles de aquellos rollos de "El Elefante" que te dejaban tan sensible zona igual que si te hubieran pasado varias veces una barba de tres días.

Y hablo con conocimiento de causa.

Bueno, pues una cosa es que el papel para esos menesteres sea lo más suave posible -la importancia de la zona bien lo merece- y otra muy distinta el nuevo invento de sustituir el familiar limpiaculo de toda la vida por unas toallitas húmedas.

Y lo peor de todo es que no sólo se han quedado ahí. Por si no tuviéramos bastante aguantando el anuncio de unos niños cantando a grito pelado "..siempre con Kandoo... puedes hacerlo... Limpio con Kandoo... qué fácil eeeeessss... channnn" y que más que ir al retrete parece que se acaban de meter un chute de centraminas (ayyyyy pero por qué las quitaron con lo buenas que eran!!!) ahora van y sacan unas mentoladas para que, con una sola pasada, el culo te siga oliendo a menta el resto del día. Algo que, evidentemente, no consigue uno ni atiborrándose a caramelos pictolin extrafuerte.

No digo yo que estas toallitas no tengan utilidad en determinados y muy concretos momentos, -Clinton, por ejemplo, se hubiera ahorrado más de un disgusto de haberlas tenido, y no hubiera sido el único-, pero no acabo yo de ver muy claro eso del "frescor de menta". Y no sólo porque la gente no suela ir oliéndole el culo a los demás (salvo ciertas circunstancias más o menos lúbricas que no vienen al caso), con lo que se hace innecesario perfumárselo habitualmente, sino, y sobre todo, porque cualquiera que en algún momento de su vida haya puesto en contacto una simple mucosa de su cuerpo con algo que contenga menta -la vaselina mentolada puede servir de ejemplo-, no le vuelven a quedar ni las más mínimas ganas de repetir semejante experiencia diabólica.

Y hablo -otra vez- con conocimiento de causa.

,