. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1111. Martes, 22 enero, 2008

 
Capítulo Milésimo centésimo undécimo: "Nada tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado" (Oscar Wilde, 1854-1900; escritor irlandés)

Si echo primero el aceite siempre hay un listillo que a grito pelado suelta: "Noooo, ¿pero qué haces?, así no es, primero se echa el vinagre"..

Si echo la sal al final, siempre hay otro que presa de un ataque de histeria grita: "¿Pero estás tonto.. si la sal es lo primero que se pone".

Y qué más dará, digo yo, si luego se revuelve todo. ¿No?

,