. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1145. Lunes, 10 marzo, 2008

 
Capítulo Milésimo centésimo cuadragésimo quinto: "La humanidad me gusta.. lo que me revienta es la gente" (Susanita Clotilde Chirusi, 1965; amiga de Mafalda)

A un 85% de la población del sexo masculino del mundo le cuelga más el testículo izquierdo que el derecho.

La causa es puramente práctica: para que no se golpeen entre ellos.

Después de leer semejante dato he llegado a dos conclusiones. Primero, que por ahí hay profesiones de límite: hay quien estaría dispuesto a pagar por ejercerlas y hay quien no las ejercería ni por todo el oro del mundo. Y segundo, la cantidad de gente que hoy, con la disculpa de ver si es uno de los extraños del 15%, va a pasarse la mañana tocándose los huevos.

Un servidor se apunta gustosamente a las dos.

,