. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1146. Martes, 11 marzo, 2008

 
Capítulo Milésimo centésimo cuadragésimo sexto: "Todas las setas son comestibles. Algunas, sólo una vez". (Amador T, 56 años, experto en setas)

La mayoría de las veces los ruidos de las carcomas, esos bichitos tan simpáticos destroza-muebles, son producidos no porque estén royendo madera, sino como consecuencia del método que emplean los carcomos para llamar la atención de sus posibles compañeras domésticas, las carcomas.

Que no es otra que golpearse de forma repetida su frente, la del carcomo, contra el suelo.

Auténticos chichones de pasión.

¡Pero qué bonito es el amor!

,