. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

12 días al azar con el piloto automático puesto. 02

 
Remedio de la medicina china, una de las más antiguas, valoradas y respetadas del mundo, para conseguir la inmortalidad. O al menos gozar, durante el tiempo que uno viva, de la mejor salud posible.

En su cultura, la vagina es considerada como un "melocotón", y sus líquidos, el fluido de la inmortalidad.

Por eso, y mientras la mujer le practica una felación a su pareja, ésta succionará los fluidos que extraiga de ella, los mezclará con su saliva 36 veces y los tragará en tres veces a partes iguales.

Ahora entiendo el por qué me agarro yo los catarros que me agarro uno detrás de otro...

De todas formas y ante semejante "medicina" preventiva casi que yo voy a seguir con mi vitamina C y mis cajitas de antibióticos que, a pesar del tamaño con el que se empeñan en fabricarlos, siempre me van a resultar más fáciles de tragar que el saleroso remedio chino.