. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

12 días al azar con el piloto automático puesto. 04

 
Fue una anécdota protagonizada por Calvin Coolidge, presidente de los Estados Unidos de América entre 1923 y 1929, la que dio lugar a la creación del término "efecto coolidge" para referirse a la habitual tendencia que tienen casi todos los machos a excitarse sexualmente cada vez que están en presencia de una hembra nueva.

Cuentan que la esposa del presidente, de visita en una granja, se interesó por la frecuencia con la que el gallo del corral copulaba al día:

- Docenas de veces- le respondió el guía.

Al oírlo, la primera dama pidió a su guía que se lo comunicara al presidente, quien estaba al otro punto de la finca.

El presidente fue debidamente informado y preguntó:

- ¿Siempre con la misma gallina?
- !No!, cada vez con una distinta.
- Por favor, trasmítale eso a la señora Coolidge.


Sin (más) comentarios.