. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

12 días al azar con el piloto automático puesto. 11

 
Disfraz barato a la par que elegante. Y más fácil imposible.

Cogemos una sábana blanca, -no importa si está sucia, incluso las manchas pueden dar un toque de realismo-, le hacemos un agujero en medio y nos la colocamos en plan poncho. Ya tenemos la clara.

Cogemos un casco amarillo de esos que usan los obreros (aunque una servilleta del mismo color servirá igual -menos conseguido- pero igual) y nos lo ponemos en la cabeza. Ya tenemos la yema.

Y eso es todo. Estamos disfrazados de huevo frito. Sólo hay que esperar a que alguien quiera "mojar" en nosotros.

Más fácil imposible. Eso sí, quien me lo cuenta me dice que lo ha leído en no sé qué revista. Algo que me lleva a dos rápidas conclusiones: que si uno lo usa seguramente no será el único huevo frito de la fiesta (por eso estaba yo pensando que unas "puntillitas" adornado los bordes no estarían de más), y que está claro que voy a tener que hacerme mirar mejor qué es lo que leo.