. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1187. Jueves, 22 mayo, 2008

 
Capítulo Milésimo centésimo octogésimo séptimo: “Esto no es una barriga. Es una camiseta en relieve”. (Eslogan de una marca de cerveza para sus camisetas)

En principio se me había ocurrido que la diferencia podía venir por la calidad de los ingredientes. Descartado. Ellos mismos se encargan de dejar bien claro que para elaborar sus productos sólo usan los mejores.

Por eso, sigo sin entender cómo si un kilo en seco de buenas alubias, fabes... o como se llamen, rondan los doce euros en cualquier tienda, el bote de fabada "Litoral", es decir, las mismas –según ellos- buenas alubias, más el tocino, más el chorizo, más el espesante, más el colorante E-101, más otro montón de cosas (y encima todo metido en un bote que me imagino algo valdrá también) apenas si llega -entre ofertas del trespordos y algún que otro chikiprecio de temporada- a los dos euros la lata.

Tratar de desentrañar algunos de los misterios de la vida es lo único que nos puede llevar a la verdad que todos buscamos. ¡Pero resulta tan difícil acercarnos a ellos a veces!

Y no, no son made in China. Todavía.

,