. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1232. Jueves, 14 agosto, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo trigésimo segundo: “Comer con fuerza, mascar con ganas y lo que no se hiciere hoy se hará mañana”. (Refrán español)

Largo fin de semana por delante. La crisis económica nos va a impedir a muchos salir a comer fuera de casa... aunque la idea de meterse en la cocina tres veces al día en mitad de agosto tampoco es para tirar cohetes (¿por qué nunca hay aire acondicionado en la cocina si es siempre donde de más calor hace?) ¿Solución?, pasarse la tarde de hoy cocinando algo que nos pueda alimentar durante unos cuantos días.

Por eso me han parecido tan prácticas las recetas del libro "Cocina Internacional" que, aunque ya tiene algunos años (la edición es de 1983), trae interesantes comiditas para hacer el día que uno tenga ganas de trastear en la cocina, congelando lo que sobre en generosas raciones de a dos bien apiladas, y poder tirar de ellas después durante una larga temporada.

Un ejemplo. Receta proveniente de la famosa y acreditada cocina beduina: "Camello relleno".

- Ingredientes:

1 camello entero.
1 borrego mediano.
20 pollos enteros de buen tamaño.
60 huevos.
12 kilos de arroz.
2 kilos de nueces.
2 kilos de almendras.
1 kilo de pistachos.
2.5 kilos de pimienta.
110 galones de agua.
Sal al gusto.

- Procedimiento:
“Despelleje el camello, luego quítele la grasa y límpielo (desechar la joroba). Haga lo mismo con el borrego y los pollos. Hierva hasta que la carne este tierna. Cocine el arroz hasta que se esponje. Fría todas las nueces hasta que se doren y agrégueselas al arroz. Cueza los huevos y pélelos. Rellene los pollos con los huevos cocidos y el arroz. Rellene el borrego con los pollos y póngale más arroz. Rellene el camello y échele adentro el resto del arroz. Ase el camello en una fogata de carbón grande hasta que se dore. Si le quedó arroz, extiéndalo en una fuente grande y coloque el camello encima.”
Una aclaración a tener muy en cuenta. Aunque un camello puede ser muchas cosas (cuando un alemán exclama en su idioma ick kamel lo que quiere decir es tonto de mí; si un francés llama a alguien chameau le estará diciendo mal bicho; en el argot italiano significa timador; en español, alguien que pasa droga; en italiano, una persona fea; en portugués, un hombre dominado por su mujer; en sueco, camarero), la receta se está refiriendo a usar un animal. De los de cuatro patas.

Hasta el lunes.