. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1242. Viernes, 29 agosto, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo cuadragésimo segundo: "A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear" (Marcel Proust, 1871 - 1922; escritor francés)

La definición era la regla aceptada por uno los pueblos más cultos, instruidos y sabios que han existido: los griegos.

Consideraban que un hombre era joven mientras pudiera completar tres coitos seguidos.

Largo suspiro.

Dejémoslo aquí -sin más comentarios- hasta el lunes que ya será septiembre. Casi mejor.