. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1245. Miércoles, 3 septiembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo cuadragésimo quinto: "Una mujer tiene la edad que se merece" (Gabrielle "Coco" Chanel, 1883-1971; diseñadora francesa)

Sigo aprendiendo de los clásicos, sigo aprendiendo de los cultos, instruidos y sabios griegos, verdaderos precursores de la civilización tal y como la conocemos...

En la antigua Grecia las mujeres empezaban a llevar la cuenta de su edad no desde el día de su nacimiento sino desde la fecha de su matrimonio.

Adaptándolo a los nuevos tiempos (la cosa tendría que ser para los dos sexos, naturalmente) ya estoy tardando en preguntarme: ¿pero a qué leches están esperando para instaurar otra vez tan imprescindible (para algunos más que para otros) medida?