. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1248. Miércoles, 10 septiembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo cuadragésimo octavo: "Ser de izquierdas es, como ser de derechas, una de las infinitas maneras de ser un completo imbécil" (José Ortega y Gasset,1883-1955; filósofo y ensayista español)

A veces me asaltan dudas de esas que dan vueltas y vueltas y no te las puedes quitar de la cabeza ¿Ser vigilante nocturno de elcorteinglés debe de ser un chollo.. no? al fin y al cabo, puedes coger lo que quieras, pasar por delante de la caja sin pagar y nadie te dice nada.

Vale, si, a ninguno se le va a ocurrir agarrar un colchón viscolatex de lomonaco (ocho de cada diez fabricantes de lavadoras lo recomiendan) y guardárselo en la taquilla hasta que llegue su hora de salida, pero... por ejemplo, ¿alguien se pone a contar cada día los bombones que venden al peso en la sección de pastelería?, ¿se pueden dar cuenta si uno se trae de su casa unas pilas usadas y las cambia por unas nuevas?, ¿se notaría si a cada tarrito de Christian Dior le faltara un poco de crema revitalizante con coenzima Q-10?

Y es que hasta en esto hay clases, no es lo mismo pasear por los amplios pasillos de la planta-tercera-ropa-de-caballero con millones de cosas que puedes probarte sin que nadie te moleste y volverlas a dejar en su sitio o salir con ellas puestas, que ser vigilante nocturno en una ex-tienda de todo a cien donde lo más moderno que puedes hacer es probar la última colección de imitaciones de perfumes famosos para salir oliendo a ambientador de cine. Vamos, digo yo.