. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1256. Lunes 22 septiembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo quincuagésimo sexto: "Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes". (Vanessa Bauche en Amores perros, de Alejandro González Iñárritu; 2000)

Durante una visita a un instituto psiquiátrico, uno de los asistentes a la misma le preguntó al director del centro qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

- “Bueno”, dijo el director, “hacemos la prueba siguiente: llenamos completamente una bañera, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que vacíe la bañera. De la forma como vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no”.

- “Ah, entiendo”, dijo el visitante. – “Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza”. - “No” dijo el director, "una persona normal sacaría el tapón". Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vista al jardín?

Dedicado a todos los que han pensado en el cubo. Yo el primero.

Sí, ya, lo sé, es una tontería... pero es lunes, empieza el otoño y no tengo yo hoy el coñoparuidos, que dicen en mi pueblo.