. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1259. Jueves, 25 septiembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo quincuagésimo noveno: “¿Por qué las cosas son como son y no de otra manera?" (Johannes Kepler, 1571-1630; astrónomo alemán)

Peluche práctico, hoy: cómo aumentar los metros cuadrados de las viviendas sin aumentar su precio.

La forma hexagonal de las celdas donde guardan la miel las abejas no es fruto de la casualidad sino de la economía. Para aprovechar de forma óptima el espacio, es preceptivo que no haya huecos entre las celdas, lo que sólo se consigue con triángulos, cuadrados o hexágonos. La elección de esta última, la más compleja de las tres formas, tiene su razón de ser en el hecho de que, a igual perímetro, encierran más área aquellos polígonos regulares con mayor número de lados.

Así, con el mismo gasto en materiales obtienen más espacio.

Optimicemos los metros útiles. Viviendas hexagonales ya. Digo.