. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1267. Martes, 7 octubre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo sexagésimo séptimo: “El novio. A los veinte: que venga, que tenga y que convenga. A los treinta: que venga y que tenga. A los cuarenta: que venga, que venga y que venga”. (Refrán español)

El estudio realizado por cuatro universidades británicas y publicado hace algunos meses en el The Sunday Times lo deja bien claro. Según los resultados de la investigación, las mujeres con un cociente de inteligencia elevado tienen más dificultades para casarse. En cambio, en el caso de los hombres ocurre lo contrario. Para ellos, la posibilidad de contraer matrimonio crece un 35 por ciento por cada aumento de 16 puntos en su cociente intelectual. A las mujeres más listas, en cambio, esos 16 puntos de más les suponen un 40 por ciento en contra a la hora de pasar por el altar.

A estos resultados llegaron los investigadores de las universidades de Edimburgo, Aberdeen, Bristol y Glasgow, tras un seguimiento de la vida de más de mil personas. En sus conclusiones también explican las posibles causas. Por un lado, las mujeres a punto de cumplir los cuarenta, con una carrera profesional y una buena situación económica, encuentran que los hombres poco listos no son interesantes, (y si quitamos a los hombres poco listos de la generalidad de hombres se reducen muuuuuucho las posibilidades). Por otro, que un hombre con alto cociente intelectual casi siempre preferirá una esposa estilo tradicional, que se ocupe de su hogar y que, en definitiva, no le plantee problemas, algo a lo que las mujeres medianamente listas no están, lógicamente, dispuestas.

Y que tengan que venir de fuera para descubrir que las que no se casan son más listas. !Como sino lo supiéramos de sobra!