. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1279. Jueves, 23 octubre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo septuagésimo noveno: “!La de burros que habrá en España para que Rappel sea rico!” (Jeanette Anne Dimech -Jeanette-,1951; cantante inglesa)

Siempre he admirado a la gente que es ordenada, quizá buscando aquello de lo que carezco completamente. Por eso me ha llamado tanto la atención cuando la he leído, la historia del sabio y gran visir persa Abdul Kasemm Ismael, apodado, por su amable trato con todo el mundo, "El Camarada."

Abdul cada vez que viajaba, y lo hacía bastante a menudo, iba acompañado de su enorme biblioteca formada por unos 117.000 volúmenes.

Tal cantidad de manuscritos era transportada por 400 camellos, adiestrados para marchar en una organizada y perfecta fila india, de forma que las obras fueran siempre bien ordenadas en sus consecutivos lomos por el orden alfabético de sus títulos.

De este modo, los camelleros bibliotecarios podían poner inmediatamente en manos de su señor cualquier manuscrito que éste solicitase.

Y luego los del ayuntamiento intenta vendernos lo del "bibliobús" como una idea progre y moderna. ¡Anda y que lo llevan claro!