. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1286. Lunes, 3 noviembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo octogésimo sexto: "Cuando tengas un limón en vez de quejarte por tener algo amargo y agrio, hazte una limonada" (Julius Rosenwald, 1862 - 1932; empresario estadounidense)


Vamos, aquí uno que se apunta a dejar su cuerpo durante el horario laboral más suelto que el de una muñeca chochona después de un chute intravenoso de sosegon. No voy a ser yo quien me produzca “tensiones innecesarias”. Y menos un lunes. Sólo faltaría.