. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1299. Lunes, 24 noviembre, 2008

 
Capítulo Milésimo ducentésimo nonagésimo nono: "Los hombres se equivocan más a menudo por ser demasiados listos, que por ser demasiado buenos." (George Bernard Shaw, 1856-1950 escritor irlandés)

Cuentan las crónicas que un verdugo de la Revolución Francesa pedía a sus condenados que, si seguían conscientes (y es de suponer que algo doloridos) una vez decapitados, le hicieran el favor de, en caso de poder, parpadearle.

Y cuentan las crónicas que fueron varias las cabezas que parpadearon durante unos 30 segundos.

De lo que se puede sacar dos incuestionables conclusiones: que debe doler lo suyo que te corten la cabeza (aunque sean sólo unos cuantos segundos), y lo que es más importante: que hasta en las peores situaciones hay gente amable a la que no le importa echarte una mano... sobre todo si les pides las cosas por favor. No deberíamos perder la fe en la humanidad. Nunca.