. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

03-

 
- En 1889, el rey de Italia, Umberto de Saboya y su esposa, Margarita, pasaron unos días de vacaciones en el Palacio Real de Capodimonte, en Nápoles. La reina se interesó por una torta de pan que se elaboraba en los hogares pobres con un poco de harina, levadura natural y todo tipo de sobras, desde queso y brócoli hasta salchichas. Para probar esta especialidad culinaria, se hizo llamar a dos cocineros experimentados, a la especialista Rosa Brandi -la pizzería Brandi existe en la actualidad- y a su esposo, Raffaele Esposito. La pareja elaboró varias pizzas con diferentes ingredientes, pero la que más le gusto a Margarita fue la hecha con mozzarela, tomate y albahaca. Además los ingredientes recordaban a la bandera italiana, lo que agradó aún más a la reina. Había nacido la pizza margarita.