. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1309. Martes, 9 diciembre, 2008

 
Capítulo Milésimo tricentésimo noveno: “No quiero un mundo más justo, sólo quiero que los ricos y famosos sufran de almorranas” Pablo H., 34 años; administrativo)

Hace casi 5.000 años, en la china del emperador Huang Ti, los médicos sólo cobraban mientras la gente estaba sana. En caso de enfermedad eran los propios médicos los que corrían con todos los gastos del tratamiento necesario hasta que el paciente sanaba.

No se tienen noticia de que por aquella época hubiera ningún tipo de listas de espera y, puestos a elucubrar, hasta me atrevería a decir que no sólo el gasto en medicamentos era algo más ajustado que ahora sino que, a buen seguro, la Seguridad Social de aquella época no era ni tan siquiera deficitaria.

Casualidades de la vida, supongo.