. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1317. Viernes, 19 diciembre, 2008

 
Capítulo Milésimo tricentésimo decimoséptimo: "Es curioso que la vida cuanto más vacía más pesa". (León Daudí 1905-1985; escritor español)

¿Aburrido de los juegos preliminares de siempre? ¿Te cuesta que entre en materia? ¿No estás por la labor de perder el tiempo haciéndole las últimas gilipolleces que leyó en el Cosmopolitan? Tranquilo. Somos conscientes de que este blog también tiene algún que otro lector extraño (de esos a los que, incomprensiblemente, les gustan las mujeres), y por eso hoy, dedicado a ellos, un peluche práctico con la solución al problema.

Una simple partidita con la Playstation, con la Wii, o con la Ds y asunto arreglado.

Siempre, claro, que te dejes ganar.

Un estudio del periódico americano Addiction señala que las mujeres que juegan con este tipo de máquinas, experimentan cambios en el ritmo cardiaco y en la química corporal similares a los que acontecen durante la excitación sexual previa. Pero sólo cuando ganan.

Por probar... Hasta el lunes.