. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1326. Jueves, 15 enero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo vigésimo sexto: "Sólo valen las palabras. El resto es charlatanería" (Eugène Ionesco, 1909-1994; escritor rumano)

En cierta ocasión, alguien le preguntó al escritor estadounidense Mark Twain: “En un mundo sin mujeres, ¿en qué se convertirían los hombres?”.

En escasos, señor –replicó Twain-, en muy escasos".

Por más que la misoginia crónica que padezco me controle, tengo que reconocer lo imprescindibles que ellas resultan para según qué cosas. Lo cortés no quita lo valiente.

Una solemne tontería la de hoy, lo sé, pero sigo muy vago. Mucho más que de costumbre. El afán de superación es lo que tiene... no deja de sorprenderme con sus resultados.