. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1328. Lunes, 19 enero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo vigésimo octavo: "El mundo da asco; todo el mundo va a lo suyo, menos yo... que voy a lo mío" (Andrés Rábago, "El Roto", 1947; humorista gráfico español)

Leo que un restaurante taiwanés ofrece comidas teñidas de marrón y servidas en pequeños inodoros para que sus clientes –que se sientan en urinarios-, tengan una experiencia escatológica única.

Ya ves, !experiencia única! Cómo si el tema fuera algo raro en la vida diaria de (casi) cualquier persona; 4.000 kilos de excrementos son los que producimos cada uno a lo largo de nuestra vida. Y, además, ventoseamos alrededor de 3.000 veces al año.

Podía hacer un chiste fácil y decir simplemente que -vista la cantidad resultante- somos una mierda, pero como se trata de animarse un lunes de enero -y a estas horas de la mañana-, lo podíamos dejar en que somos aire... un poco contaminado, pero aire al fin y al cabo.

Lo mismo pero mucho más poético. Digo yo. El que no se conforma es porque no quiere.

Son duros los lunes, muy duros.