. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1341. Jueves, 5 febrero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo cuadragésimo primero: "Cuando un hombre estúpido hace algo que le avergüenza, siempre dice que cumple con su deber" (George Bernard Shaw, 1856-1950; escritor irlandés)

A mediados de mayo de 1951, Katharine Hepburn y Humphrey Bogart viajaron al Congo Belga para rodar “La reina de África” dirigidos por John Houston. El rodaje estuvo plagado de contratiempos: el ataque al corazón de un guionista, cabañas en un estado lamentable que se caían a trozos, lluvias torrenciales y hasta un brote de disentería. Todos cayeron enfermos, excepto Houston y Bogart.

Ambos fueron los únicos que nunca bebieron agua, sólo whisky.

Aunque nos lo juren en arameo... obras son amores y no buenas razones. En cuanto empiece a estar un poco pachucho rompo mi abstemia militante. La salud es lo primero