. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1352. Viernes, 20 febrero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo quincuagésimo segundo: "No seas demasiado dulce: te tragarán. Pero no seas demasiado amargo: te escupirán" (Proverbio arameo)

A Nicolás Culpeper (1616-1654), excelente investigador conocido por elaborar tratados completos sobre las propiedades curativas de las plantas, no se le ocurrió otra cosa -el aburrimiento es muy malo- que establecer una correspondencia entre las zonas erógenas del cuerpo humano y los signos del zodiaco. Así, en su libro Herbolaria, recomienda, mediante detallados consejos (e ilustraciones más o menos pormenorizadas -el muy guarro-), que ya desde antes de pasar a la acción, los amantes pueden ayudar a un buen funcionamiento del tema masajeando distintas zonas del cuerpo de la pareja... según su fecha de nacimiento:



Nada más lejos de mi intención que quitarle el mérito a tan reputado científico pero, al menos en mi caso, no ha estado muy acertado. Es verdad que cabe la posibilidad de que un servidor no naciera en la fecha en que me han dicho que lo hice –a partir de cierta edad uno no se acuerda de todos los detalles de su vida- pero, aún así, le noto yo ciertas lagunas al método. Será que, con esto de la crisis, me estoy volviendo más suspicaz con las cosas de la ciencia. Será.