. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1353. Lunes, 23 febrero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo quincuagésimo tercero: " Lo que es un caballo resulta obvio para todo el mundo” (Definición de caballo en la primera enciclopedia polaca)

Los griegos y los romanos usaban para comer una especie de cuchara con la boca muy ancha y un mango puntiagudo que servía tanto para trinchar como para pinchar la carne y llevársela a la boca. Una especie de cuchara-tenedor-cuchillo -un todo en uno-, con el que lograban el correspondiente ahorro de dinero -mucho más barato uno que tres-, de espacio –ocupará una tercera parte-, y de tiempo, que no es lo mismo lavar uno que tres.

Más apañados eran, por los siglos XV y XVI, la gente del campo en España. Cuando tenían que comer algún plato “de cuchara” cada uno se fabricaba la suya: las hacían de pan y con ellas se zampaban el plato caliente. Una vez que habían terminado se comían la cuchara. Reciclaje puro.

Ideas de lunes para tiempo de crisis. Rebajas bajas de cosas majas.