. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1355. Miércoles, 25 febrero, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo quincuagésimo quinto: "Servid cien veces, negaos una, y nadie se acordará más que de vuestra negativa” (Plinio el Joven, 61-112; escritor romano)

Miércoles de ceniza. Por alguna extraña asociación de ideas con polvos y similares -por ser el día que es-, venía yo pensando en que habiendo -como hay- pimientos rojos, amarillos, naranjas o verdes, resulta que sólo venden el pimentón de color rojo y, en cambio, no lo venden amarillo, naranja o verde.

No es que me importe lo más mínimo, pero... ¡hay tantas cosas por aprender y tan poco tiempo!