. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1366. Jueves, 12 marzo, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo sexagésimo sexto: "Jamás hay que discutir con un superior, pues se corre el riesgo de tener razón". (Marco Aurelio Almazán, 1922-1991; escritor y diplomático mejicano)

Hace poco una mujer tuvo que ser hospitalizada después de que su marido le golpeara en la cabeza con su móvil harto de soportar, durante horas, la insistencia de la víctima para que le dejara leer los mensajes. La mujer confesó que actuaba por celos al pensar que su marido tenía una amante.

En Nueva Delhi, tan aficionados a las hogueras en las que quemar cosas (y alguna viuda que otra) hay unos activistas, los de la National Human Rights Council (en adelante NHRC) que cada quince o veinte días hacen piras de teléfonos móviles. Dicen estos señores que este tipo de teléfonos son la principal causa del incremento de la tasa de divorcios, ya que a través de ellos las parejas están descubriendo un gran número de infidelidades.

Quizá por eso -y según todas las encuestas-, el invento más odiado, aunque paradójicamente uno de los más utilizados, es el teléfono móvil. Más del 30% de los adultos a los que se preguntó por el invento que más detestaba respondió que el móvil, seguido del reloj despertador (25%), la televisión (23%) y las cuchillas de afeitar (14%)

Y digo yo que, sabiendo lo mal que resulta mezclar cuernos con móvil, cómo puede haber gente que todavía se arriesga y lo hace... por cómodo que les pueda resultar.

Por tu seguridad deja la tecnología a un lado y pon los cuernos artesanalmente, es menos práctico, sí, desde luego, pero mucho más seguro. ¡Dónde va a parar!