. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1391. Martes, 28 abril, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo nonagésimo primero: "Semen retentum venennum est" (Refrán latino)

En las cosas de la copulación y adyacentes no hay discusión posible: cada persona es un mundo (y a ti te encontré en la calle). Mientras los participantes sean mayores de edad y lo hagan de una forma consciente (y voluntaria) están en su perfecto derecho de hacer lo que mejor les parezca. Ya sean seguidores del antes muerta que sencilla o lo sean de la extravagancia más insulsa del mundo.

Y mira que las hay insulsas. Porque, a ver, es lógico que a un interesado en el tema, algo tan soso como ponerse de receptor pasivo a practicar bukkake le pueda producir un placer de la leche (evidente-mente) , pero se me hace más difícil entender, por ejemplo, que clase de placentera sensación podía obtener Salvador Dalí cuando, según cuenta su amigo Luis Buñuel, su máximo grado de excitación sexual lo obtenía al llevarse a varias chicas a su piso, hacer que se desnudaran, ponerles un huevo frito en cada hombro y echarlas a la calle.

Para gustos, colores.