. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

8 días al azar con el piloto automático puesto.

 
06.

Procastinación, -término proveniente del latín pro- (adelante) y crastinus (relacionado con el mañana)- es la acción de postergar actividades o situaciones desagradables, a favor de otras más amenas.

Todos estos años pensando que cada día que venía al trabajo lo que hacía era vaguear -gracias a mi muy mostrenca manía de dejar para mañana lo que tenía (y debía) hacer hoy-, y ahora resulta que no, que lo que he hecho todos estos años ha sido procastinar.

Bien, vale, sí, en el fondo viene a ser lo mismo. Pero tenemos que reconocer que si en vez de decir que durante el horario laboral me paso todo el tiempo que puedo tocándome la barriga digo que la intensa y motivada actividad procastinadora que desarrollo en el entorno laboral apenas me deja tiempo para un respiro, la cosa suena mejor. Mucho mejor.