. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1395. Martes, 5 mayo, 2009

 
Capítulo Milésimo tricentésimo nonagésimo quinto: "El que afirma que no se puede hacer no debe interrumpir al que lo está haciendo". (Refrán polaco)

El papel higiénico como tal (más conocido por papeldeculo) fue inventado en 1857 por Joseph Gayetty en Nueva York. Antes de esa fecha se usaba para dicho menester (en lo tocante a papeles) uno que, por sus propias características, parece lógico que se destinara a tal fin: el papel de periódico. Sin embargo, Gayetty padecía hemorroides y el cuarto poder le resultaba demasiado agresivo. Por ello patentó el "papel medicado Gayetty", un papel de manila suave y cubierto por una fina capa de medicamento que evitaba las rozaduras.

Fue el comienzo de todo. El principio de una gran e íntima amistad.

Y uno no tiene más remedio que preguntarse cómo tantos años después no se reconoce el mérito a tan creativo inventor, cómo puede ser que el mundo no esté lleno de estatuas dedicadas a su persona, cómo su vida no se estudia en las universidades más prestigiosas, o cómo el día de su nacimiento no se considere fiesta nacional. Si hubiera un mínimo de justicia reconocerían a Gayetty como una de las personas que más han contribuido al bienestar de la humanidad.