. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1405. Miércoles, 20 mayo, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo quinto: “Una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores” (Winston Churchill, 1874 - 1965; escritor británico)

Hay una familia en los EE.UU. que ha decidido boicotear cualquier cosa que sea “made in china”. Una postura que por aquí, acostumbrados como estamos a que cada temporada a alguien se le ocurra lanzar un boicot contra algo sólo por ser de algún sitio, tampoco nos debería de extrañar; en un mundo sin grandes gestas heroicas, son los aspavientos de este tipo los que emocionan a la gente, tanto o más que una demagógica soflama de labelénesteban o un discurso de cualquier político mitinero en campaña electoral.

Sin embargo no hace falta ser muy listo para notar la sutil -casi imperceptible- diferencia entre sus boicots y los nuestros. Matices que demuestran claramente el por qué del verdadero espíritu americano y su vivaeltroniodeesegranpuebloconpoderío. Aquí a lo fácil. Mucho decir que hay que pasar de comer tomates franceses (que además de ser más pequeños no saben a nada), mucho gritar que a partir de ya hay que sustituir el cava catalán por el orujo gallego (una bebida que, lo mires por donde lo mires, es mucho más de machos que esa mariconada de las burbujitas), pero a ver quien se atreve a hacer un boicot a los productos que tengan impreso el “madeinchina”. Aunque sólo sea por unas horas. Entonces sí que nos íbamos a enterar de lo que es un verdadero reality de supervivencia al límite. No hay huevos.